La capital de su propia provincia en el noreste de Cataluña, Girona, es una ciudad medieval sublime con uno de los últimos barrios judíos sobrevivientes en España. Desde Napoleón hasta los moriscos, 800 años antes, muchas personas han querido tener en sus manos Girona.

La ciudad se ha enfrentado a 25 asedios en toda su historia, lo que explica porque está completamente rodeada por altas murallas que siguen en pie a día de hoy.

Si eres fanático de Juego de Tronos, verás dignas las calles para realizar una nueva temporada. Vamos a explorar las mejores cosas que se pueden hacer en Gerona:

ANDAR MUCHO

Las murallas imperiales de Girona fueron construidas por primera vez por los romanos, y se expandieron en la época de Carlomagno a principio de los años 800 y luego se agrandaron nuevamente en el siglo XIV.

Hoy se encuentran en buen estado después de los trabajos de restauración llevados a cabo por el gobierno y el ayuntamiento. Darse un paseo por estos monumentos históricas es una delicia para la vista y para los sentidos.

VISITAR LA CATEDRAL

Una de las escenas más majestuosas de la ciudad es la vista que se puede ver desde la parte inferior de la escalera de la Plaza de la Catedral, una vista a un edificio monolítico con su fachada barroca.

La catedral combina estilos arquitectónicos de varias épocas: la distribución principal es gótica, tiene la nave gótica más ancha de todas las iglesias del mundo y la segunda más grande después de la Basílica de San Pedro.

EL CALL

Cuando se considera que los judíos en España fueron expulsados por los Reyes Católicos a finales del siglo XV, es algo admirable que gran parte del barrio judío de Girona todavía esté allí.

Este barrio tomó forma alrededor de los años 1100 y se desarrolló durante los próximos 300 años, convirtiéndose en uno de los más grandes de España. En su apogeo, Girona tenía una de las escuelas caballísticas más importantes de la Europa Medieval, donde vivían una gran cantidad de pensadores y poetas judíos.

MUSEO DE LA HISTORIA JUDÍA

Esta atracción en El Call arroja más luz sobre cómo era la vida dentro del barrio judío de Girona, y qué papel tuvo la comunidad judía en el desarrollo de la época medieval de la ciudad.

A estos datos se han accedido gracias a los documentos contemporáneos y con objetos descubiertos durante las excavaciones en El Call.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *